A la hora de diseñar baños amoldados para personas mayores es imprescindible que se supriman obstáculos y se garantice la accesibilidad a todos sus elementos.

¿Sabes cómo se amoldan los baños para personas mayores? En Lavabos o Duchas te damos las claves para diseñar el aseo pensando en tus mayores.

Conforme pasan los años y nos hacemos mayores la movilidad disminuye, la vista es peor y tenemos nuevas necesidades para realizar tareas tan sencillas como el aseo diario. Incluso efectuar la limpieza del baño se dificulta si tenemos que agacharnos en sitios estrechos o bien lograr alguna esquina. Asimismo puede ocurrir que en nuestra casa convivan nuestros mayores y tengamos que ayudarles en su higiene porque el baño no está amoldado a sus posibilidades. Es preciso adaptar el espacio para que dos personas tengan cierta comodidad.

Es hora de plantearse una reforma, amoldar el baño para personas mayores permite conservar su autonomía y mejorar la autoestima.

Suelo del baño antideslizante

El agua y una menor agilidad son dos grandes contrincantes para las personas mayores en un baño. El primer paso que debemos hacer es lograr que el suelo del baño sea antideslizante para eludir resbalones. A la hora de escoger los azulejos para el baño ten en cuenta este aspecto, la cerámica con relieve es más recomendable que una lisa. Te invitamos a asimismo seleccionar unos azulejos que dejen una limpieza simple.

Si tu baño cuenta con algún peldaño o tiene 2 alturas es preciso eliminar cualquier barrera física. Una rampa es la mejor solución para solventar el problema y disfrutar de mayor accesibilidad, incluso cuando no hay inconvenientes de movilidad. Las alfombras de baño si no están sostienes es mejor no ponerlas.

Lavabo acorde con sus necesidades

Cuando vamos a amoldar el baño para personas mayores es mejor instalar un lavatorio suspendido. La altura ideal para poner el lavatorio es de 70 a 75 cm del suelo, elige un tipo de lavatorio que esté a una distancia mínima de 80 cm de la pared, te dejará tener espacio de más para una silla de ruedas. Otra opción es elegir un lavabo regulable en altura.

Evita los muebles bajo lavatorio, resultan incómodos y poco alcanzables. Elige un mueble suspendido y colócalo a unos 80 cm de altura. Como extra para una mayor seguridad puedes instalar barras de sujeción que te dan más estabilidad.
Instala una grifería ergonómica, mejor de palanca o con sistema electrónico de sensor como el modelo Tempo, se pone en marcha solo al acercar las manos y se para al retirarlas.




Pon el toque decorativo con un espéculo basculante, regularlo a tu gusto sin esmero te permite usarlo sin problema incluso sentado.

En este género de baños, los lavatorios han de estar correctamente ubicados en altura para facilitar su uso.

Inodoro para personas mayores

Hay muchos géneros de inodoros y cada uno de ellos tiene unas peculiaridades bien diferenciadas. No siempre y en todo momento es necesario recurrir a inodoros especiales en un baño adaptado para personas mayores. Para facilitar la labor de incorporarse o bien sentarse elige un inodoro suspendido, su colocación es fácil y no necesitas una reforma costosa. La altura ideal es de cincuenta cm, además de esto si instalas unos apoyos laterales para una mejor unión, evitas sobrecargar la cadera y las rodillas. Modelos como el inodoro suspendido Toledo combinan muy bien en un baño de estilo tradicional o bien moderno sin perder la elegancia. Un inodoro alto es otra solución para dotar de comodidad al baño.

Otra opción, si no quieres cambiar el inodoro, es colocar un ascensor para inodoro. Fácil de poner te deja continuar utilizando el inodoro que tenías sin agacharse mucho. Con unas barras de unión laterales la comodidad está asegurada con esta pequeña reforma.

Los inodoros suspendidos asimismo facilitan la accesibilidad en e baño, por su discreción y menor número de elementos protuberantes.

 

Ducha para personas mayores

Entrar en una bañera acarrea riesgos cuando vamos perdiendo movilidad, es mejor eludir obstáculos y cambiar la bañera por ducha. La opción mejor para un baño adaptado a personas mayores es instalar una ducha a ras de suelo, con suelo antideslizante. Instala además de esto ayudas complementarias como asientos y barras de unión. Si ya tienes una ducha y tiene borde, puedes poner una rampa que facilite el acceso. Pon un tratamiento antideslizante en el plato para la ducha para evitar caídas o bien resbalones.



Los grifos empotrados resultan muy prácticos en un aseo para mayores, puesto que reduce el número de objetos prominentes y el peligro de lesiones frente a un posible resbalón.

 

 

La grifería para ducha más conveniente en un baño para mayores es un grifo termostática. Aparte del ahorro de agua y energía la temperatura regular garantiza una ducha agradable y segura para una persona mayor sin riesgo de cambios de temperatura bruscos. Si además de esto optas por grifos de ducha encajables, contribuyes a quitar obstáculos y facilitar la limpieza del baño.

Las barras abatibles resultan muy prácticas tanto en baños para personas mayores para personas con algún tipo de impedimento físico.

Mampara amoldada

La mampara de la ducha debe estar adaptada en un baño para mayores. Una mampara de puertas abatibles de doble hoja permite acceder desde fuera para ayudar a una persona mayor en su higiene, también es muy práctica en un baño para niños, la una parte de abajo queda cerrada y la superior se abre para no mojarte mientras duchas a otra persona. Si tienes una ducha de obra a ras de suelo, instala una mampara de una sola hoja que permita el acceso simple incluso con silla de ruedas.

Claves para amoldar un baño para personas mayores

  • La puerta de entrada al baño tiene que tener una anchura mínima de ochenta cm. Es mejor una puerta corredera que no entorpezca el paso y no pongas cierres o bien pestillos interiores.
  • Elimina todos y cada uno de los obstáculos para disponer en la medida de lo posible de un diámetro de 150 cm libre dentro del baño.
  • Deja un espacio libre de 80 cm a los lados del inodoro.
  • Cambia la bañera por ducha (a ras de suelo).
  • Pone accesorios para sujetarse en todas las zonas que precises, barras de sujeción o bien sillas abatibles son una buena ayuda que dan seguridad.
  • Instala sanitarios suspendidos, son cómodos y simples de limpiar.
  • Instala muebles de baño suspendidos.
  • Coloca grifería ergonómica, de palanca, con sensores, termostática.
  • Alumbra la estancia por zonas dejando una buena visión.
  • Todas las superficies han de ser antideslizantes.

Como veis, es esencial que los baños para personas mayores cumplan una serie de requisitos que garanticen la seguridad y accesibilidad a los utensilios y también instalaciones a lo largo de su empleo. En la mayor parte de los casos, basta con aplicar el sentido común en cuanto a factores tan fáciles como la supresión de obstáculos, aplicación de agarraderos y superficies antideslizantes.

Ahora que ya lo sabes sólo te queda preguntarte:
¿está mi baño adaptado para personas de avanzada edad?

Si tienes alguna duda puedes consultarnos y en el menor tiempo posible te responderemos, también puedes solicitar una inspección previa a la adecuación de tu baño en nuestro formulario de contacto.




Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
×